Seleccionar página

Fiscalía aseguró que hay avances significativos tras la incautación de los teléfonos celulares, “tenemos material   importante que no vamos a develar para no comprometer el éxito de la investigación”.

Afirmaron que el niño estuvo en el auto del capitán de navío retirado Carlos Pérez y de su esposa, la exfuncionaria municipal María Victoria Caillava; agregaron que la certeza de que se está ante un caso de trata se halló en los celulares secuestrados; la causa pasó al fuero federal

El cerebro detrás de la desaparición de Loan Danilo Peña, el niño de cinco años visto por última vez hace 11 días, fue el capitán de navío retirado Carlos Guido Pérez. Su esposa, la exfuncionaria municipal María Victoria Caillava, utilizó sus vínculos para el plan criminal. La “prueba trascendente” para saber que la víctima fue capturada y trasladada, posiblemente, hacia Chaco, fue el rastro de olor del chico, que se encontró “ciento por ciento” en el auto de los sospechosos. Y la certeza de que se está ante un caso de “trata de personas” se encontró en los teléfonos celulares secuestrados.

Además, la policía de Corrientes “plantó” pruebas para desviar la investigación en las horas cruciales del inicio de la búsqueda del niño.

Así lo sostuvieron en una conferencia de prensa el fiscal Juan Carlos Castillo, de la Unidad Fiscal de Investigaciones Concretas (Ufic) de Goya, y su colega Guillermo Barry, que conduce la Unidad Fiscal de Recepción y Análisis de Casos (Ufrac), dependencias del Ministerio Público de Corrientes. Lo confirmaron después de que el caso, que tiene en vilo al país, pasara del fuero penal provincial al federal.

Share This
×