Títulos Tapas Papel Video Contacto Login
  • Tapa de la semana
  • Contratapa de la semana
  • Foto que habla
  • Foto del recuerdo
    • Banco Macro
    • Claro
  • Registrate
  • Complejo Cable Carril
  •  90.5 - La letra que nos une
  • Te gusta!
  • Cooperativa La Riojana

"Una montaña de solidaridad"

Buscan conquistar el pico de las Sierras Continentales más altas del mundo

Uno reniega muchas veces de la carga que le toca llevar, y cuando levanta la mirada descubre que hay miles con cargas mucho más pesadas.

QoS by Cisco

Hoy me visitó un amigo que hace tiempo no veía. Experimentó una serie de momentos adversos que no son fáciles de asumir. Las vueltas de la vida lo llevaron a la Escuela Especial Amor y Esperanza, “me encontré con que hay muchas personas que deben enfrentar a la adversidad, cada día que despiertan, y eso me movilizó”, me contaba mientras tomábamos unos mates.

Me contó que en la escuela que jamás había visitado -como miles de ciudadanos chileciteños- vio muchas necesidades. Cosas simples, que para los niños que asisten significan un mundo. Y lo peor de todo es que las carencias son cosas sencillas que se resuelven con algo tan efímero como el dinero.

Se juntó a un grupo de varios amigos, todos con mochilas pesadas para cargar, y con montañas enormes que cada día deben superar. Movilizados por una causa común, les brotó una idea: Conquistar el pico de las Sierras Continentales más altas del mundo, nuestro General Belgrano en las Sierras del Famatina, a 6252 metros sobre el nivel del mar.

“Todos los expedicionarios se sacrifican para conquistar sus metas. Unos son muy jóvenes, y la edad de uno de ellos no es impedimento para sumarse al desafío”.

Cuando lo escuchaba, pude ver cómo brillaba el desafío en sus ojos. A tal punto fue contagioso su entusiasmo, que se les ocurrió hacer que la aventura sea “Una montaña de solidaridad”, donde por cada metro que el grupo conquiste, la Escuela Especial Amor y Esperanza de Chilecito reciba $1,50… es decir que si logran hacer cumbre, la escuela que se dedica todos los días a superar los desafíos más grandes de muchos seres humanos, recibiría $9378.

Me puse a pensar lo simple que sería juntar esos casi 10 mil pesos para donar a la escuela y “terminar con el problema”. ¿Problema?, ¿Para quién?. La solidaridad multiplicada no tiene precio… y su valor es incalculable. No se trata del dinero que se pueda recaudar, se trata de las acciones altruistas y desinteresadas, que tienen más valor que el propio oro.

Lo escuchaba hablar y me contaba de un amigo que se sumó, y que le dijo “yo plata no tengo, pero soy albañil y puedo donarles varios metros de revoque para las paredes que lo necesiten”. Otros se sumaron con vehículos, alimentos, combustible, seguridad, carpas, bolsas de dormir, frazadas, médicos, bebidas… y la lista de colaboraciones se fue engrosando.

“La Escuela va a recibir todo lo que la comunidad quiera donar en este desafío que nos involucra a todos, aunque no tengas piernas como un amigo que se viene desde Córdoba a regalarnos su ejemplo”.

La propuesta de involucrar al pueblo más solidario del planeta, en una aventura repleta de límites y adversidad se extendió a muchas personas, que adoptaron a esta nueva idea casi anónima y plural, que se nutre y fortalece con cada persona con la que el grupo interactúa.

Juan, maratonista y miembro de la Comunidad Villa Miranda también se sumó con Gastón un amigo personal que actualmente se encuentra en tratamiento: “Nosotros estamos permanentemente siendo desafiados por una enorme montaña que quiso apoderarse de nuestras vidas cuando caímos en las adicciones, por eso también queremos ser parte de esto”, dice uno de los miembros de la Institución que cada día trabaja en recuperar personas con problemas de adicciones.

La idea se fortaleció a tal punto, que ahora no será sólo el desafío de conquistar el General Belgrano, sino también incluirá un documental para el BANFF, “el mejor cine de montaña del mundo”. Y lo mejor de todo, será producido y dirigido por chileciteños.

La aventura ya tiene fecha, comienza el 15 de enero y se extenderá hasta el 22 en las entrañas de nuestras sierras del Famatina, con protagonistas nuestros que deberán superar sus propios límites, ante testigos de todo el mundo que podrán vivenciar la exigencia extrema cuando vean el documental que quedará para la historia.

“Durante los primeros días de enero vamos a juntarnos en la plaza, para que cada chileciteño lleve su deseo. Los vamos a escribir y los vamos a llevar a la cima”, me cuenta mi amigo.

Después de hablar durante casi una hora, y conociendo los nombres de todos los que buscan llevar sus pesadas cargas ante semejante montaña, entendí que a todos los une lo mismo: una gran resiliencia que los impulsa a superarse, en tiempos donde muchos jóvenes no encuentran un objetivo para sus vidas. Y donde muchos otros nos quejamos de llenos.

“¿Podemos contar con ustedes?, me pregunta mi amigo a minutos de irse… quizás sin percibir que ya estábamos adentro, desde el momento mismo en que nombró las palabras Chilecito, solidaridad y desafío.

La vida nos vuelve a regalar la oportunidad de ser testigos privilegiados de algo que nos trasciende. Les extiendo la inquietud, quizás al igual que la mía, sus vidas estaban esperando una invitación como esta para sacudir la modorra que causa la rutina, el egoísmo que produce el individualismo; y la mediocridad que nos genera la inacción.

  • Puede enviar un mensaje al autor de este artículo haciendo click aquí:
  • Mensaje al autor
  • Publicado por José Luis Campillay (Diario Chilecito) el Monday 03 de December de 2018 a las 16:20 Hs.
Copyright 1998-2018 Grupo E·mail® - Todos los derechos reservados.
+54(03825) 423·700 (Chilecito - La Rioja - Argentina)